Parálisis canina: pérdida de movimiento corporal en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Reservado

La interrupción de la comunicación entre los nervios del cerebro y la médula espinal provoca una incapacidad para coordinar los movimientos del cuerpo. Dependiendo del área afectada en la cual se produjo el trauma - sea en el cerebro, nervios, columna vertebral o músculos- tu mascota puede experimentar parálisis total donde el perro no podrá mover sus piernas en absoluto o parcial en cuyo caso el perro sólo parecerá débil o tendrá dificultades para mover las piernas.

Síntomas

No puede mover las cuatro patas o no puede mover las patas traseras (camina con las patas delanteras mientras arrastra las patas traseras). Dolor en el cuello, la columna vertebral o las piernas. No puede orinar, no controla la orina o gotea orina. Tampoco puede controlar la defecación.

Causas

La parálisis puede ser consecuencia de diversos factores: mielopatía degenerativa, discos deslizantes en la espalda, discospondilitis, infección o inflamación en la columna vertebral, moquillo, meningomielitis, polimiositis, polineuritis, embolus, embolia aórtica, lesión o malformación de la columna vertebral, tumor, cáncer, parálisis por garrapata, fiebre manchada de las montañas, botulismo, embolismo fibrocartilaginoso, hipotiroidismo o miastenia grave. 

Primero habría que tener claro cuál es la causa de la pérdida de movilidad para poder actuar. Por lo tanto, si tu perro ha perdido movilidad y todavía no has leído alguno de los artículos donde tratamos las causas expuestas, te recomendamos que lo hagas porque aquí trataremos el tema de forma genérica para que puedas tener una primera aproximación.

Algunas razas son más propensas que otras a tener problemas de movilidad. Por ejemplo, razas con patas cortas y una espalda largar como la raza Basset hound y salchicha suelen verse afectados por la ruptura de los discos vertebrales que ejercen presión sobre la medula espinal, afección conocida como enfermedad del disco intervertebral. Algunas razas están más predispuestas genéticamente a padecer mielopatía degenerativa como: Corgi galés, Bóxer, Pastor alemán, perro perdiguero de la Bahía de Chesapeake y el Setter irlandés.

Diagnóstico

Tu veterinario llevará un historial completo de la salud del perro, el inicio de los síntomas y posibles incidentes que podrían haber precedido esta condición, como traumas en la espalda o enfermedades previas e incluso antecedentes genéticos de tu mascota. 

Examinará la movilidad del perro y a la forma en que responde a una prueba de reflejos. Además, evaluará la capacidad para sentir dolor en las cuatros patas, revisando la cabeza y la columna vertebral. 

Adicionalmente, se realizará un hemograma completo, perfil bioquímico y análisis de sangre junto con rayos X, radiografías, tomografía computarizada o imagen de resonancia magnética si el veterinario así lo considera necesario. 

Tratamiento

El tratamiento variará según las causas de la parálisis y los síntomas. Si el perro se encuentra inmóvil, deberá ingresar en el hospital mientras se establece un diagnóstico. Si presenta dolor, se le administrara medicamentos para ayudar a controlar el dolor. En caso de presentar discos resbaladizos o infección, podrá tratarse con medicamentos antiinflamatorios, cirugía o terapia. 

La mascota requerirá de cuidados intensivos y reposo absoluto. En algunos casos, si la parálisis no se puede tratar pero su perro está sano, puede ser equipado con una silla de ruedas especial para ayudarlo a moverse.