Bloqueo de los impulsos cardíacos en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Reservado

El paro sinusal es un trastorno caracterizado por la desaceleración o cese de la automaticidad espontánea del nódulo sinusal. Un daño en el nódulo sinusal o sinoauricular, conduce al paro sinusal. 

El bloqueo sinoauricular es la alteración de la conducción de los impulsos originados desde el nódulo sinusal a través de las aurículas es decir, los impulsos formados dentro del nódulo sinusal no se propagan al interior del corazón y si lo hacen, ocurre con retraso. 

El bloqueo sinoauricular se clasifica en bloqueo sinoauricular de primer, segundo y tercer grado. El bloqueo de primer y tercer grado son los más difíciles de diagnosticar con solo una lectura de electrocardiograma. Por otro lado, el bloqueo sinoauricular de segundo grado es el más común en perros y es el único de los tres que se puede explorar en un electrocardiograma. El bloqueo de segundo grado se divide a su vez en: Mobitz tipo I y Mobitz tipo II. En el bloqueo sinoauricular de segundo grado Mobitz tipo I, la velocidad de conducción se ralentiza progresivamente hasta que los impulsos no llegan a las aurículas. En el bloqueo sinoauricular de segundo grado Mobitz tipo II, el bloqueo es todo o nada, hasta que se produce una falla total en la conducción de los impulsos. 

Síntomas

Debilidad, desmayo, encías pálidas y la frecuencia cardíaca muy lenta. 

El bloqueo sinoauricular se clasifica en bloqueo SA de primer, segundo y tercer grado. Es difícil diagnosticar el bloqueo de sinoauricular de primer y tercer grado solo a partir de un electrocardiograma. El de primer grado se caracteriza por una conducción lenta y el de tercer grado por una falta de circulación.

El bloqueo sinoaruricular de segundo grado es el tipo más común, y el único grado que puede reconocerse en un electrocardiograma. En este caso la conducción es intermitente. Distinguimos dos tipos de bloqueos sinoauriculares de segundo grado: 

Mobitz tipo I o Wenckebach que se caracteriza por una conducción que va disminuyendo gradualmente hasta que falla los impulsos para llegar a la aurícula 

Mobitz tipo II que se produce un fallo de conducción completo.

Causas

Las causas del bloqueo sinusal pueden ser por provocadas por presión alta en el ojo o en el seno de la arteria carótida, manipulación quirúrgica, estimulación de los nervios vagos de la faringe, enfermedad cardíaca degenerativa (el corazón se torna duro y menos elástico), enfermedad dilatoria del corazón (falla por corazón agrandado), inflamación repentina del corazón, cáncer, síndrome del seno enfermo, desequilibrio de electrolitos y toxicidad por fármacos.

Diagnóstico

Deberás suministrar información completa sobre la salud de tu perro, especificando los posibles incidentes que pudieron haberlo provocado así como los síntomas observados. Luego, el veterinario efectuará pruebas estándar de laboratorio: perfil químico sanguíneo, hemograma completo, panel de electrolitos y un análisis de orina. Los resultados del panel de electrolitos pueden revelar niveles anormales de potasio en sangre que provocan arritmias. 

También, el veterinario tomará radiografía de tórax y/o ecografías para confirmar o descartar cualquier enfermedad cardíaca o neoplasia. Adicionalmente, se puede hacer una prueba de provocación de respuesta a la atropina para evaluar la acción de disparo del nódulo sinusal. Los perros con el síndrome del seno enfermo no responderán al fármaco que en condiciones normales debería provocar una aceleración de los latidos o, si lo hacen, la respuesta será incompleta. 

Tratamiento

La mayoría de los perros son tratados de forma ambulatoria. Sin embargo, los pacientes que muestren signos clínicos de enfermedad deben ser hospitalizados. Si tu mascota no responde al tratamiento, es posible que requiera de la implantación de un marcapasos. 

Si tu mascota presenta debilitamiento o se desmaya, es necesario restringir su actividad. Debes asistir a las citas de seguimiento programadas por tu veterinario para realizar una lectura del electrocardiograma y de esta forma, controlar la evolución.