Hipocalcemia: niveles bajos de calcio sérica en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Reservado

La hipocalcemia es un trastorno asociado a la deficiencia de calcio, caracterizada por la concentración plasmática de calcio por debajo de los 5,0 miligramos/decilitro (los valores normales de calcio libre va desde los 8,7 a 11,8 mg/dl). Dado el importante papel que desempeña el calcio en la fisiología animal (básicamente el metabolismo de enzimas y hormonas, la contracción muscular y la coagulación sanguínea), la falta del mineral podría ser mortal.

Síntomas

En casos leves, no se pueden observar síntomas hasta que el nivel total de calcio caiga muy por debajo de lo normal (6,7 mg / dL). Los síntomas pueden variar según la causa subyacente y la gravedad del problema. Los más usuales son debilidad, falta de apetito, vómitos y fiebre. Acompañado de temblores musculares, jadeo, rigidez y contracciones.

Causas

La hipocalcemia se debe principalmente a la deficiencia de albúminas (más del 50% de los casos). No obstante, también son posibles causas de hipocalcemia: la insuficiencia renal, la mala absorción de calcio en el intestino, la alcalosis, el hipoparatiroidismo, la toxicidad por oxalato, los niveles bajos de magnesio (hipomagnesemia), la pancreatititis, los raquitismos, la tetania puerperal (síndrome neurológico)o los enemas con fosfato.

Diagnóstico

Deberá proporcionar el historial detallado de la salud de su perro en el que se especifique el inicio y la naturaleza de los síntomas así como los posibles incidentes que precipitaron la afección. Esta información es de suma importancia ya que, en ocasiones las pruebas de laboratorio arrojan resultados positivos de hipocalcemia cuando, en realidad, su perro está bien. 

Su veterinario hará un examen físico completo junto a un hemograma completo, un perfil bioquímico y un análisis de orina. Los resultados del perfil bioquímico podrán revelar niveles bajos de albúminas, niveles anormalmente altos de fósforo y concentraciones altas de las enzimas amilasas y lipasa, signo de pancreatitis. 

Por otro lado, el análisis de orina podrá mostrar presencia de glucosa (pacientes con dificultades renales), toxicidad por etileno u oxalato; mientras que el hemograma mostrará un contaje elevado de glóbulos blancos a causa de la inflamación o la infección. Se podrán pedir más pruebas para determinar las concentraciones de calcio ionizado y radiografías para evaluar cualquier afección renal, hepática y densidad ósea baja. 

Tratamiento

Los casos graves de hipocalcemia podrán requerir de estancias en el hospital. Pese a ello, en la mayoría de las ocasiones se corrige la afección con suplementos de calcio. Es importante determinar la enfermedad subyacente y tratarla ya que, la suplementación con calcio no puede alargarse porque incide directamente sobre la salud del corazón. 

Tras iniciar el tratamiento, tu veterinario necesitará controlar los datos del electrocardiograma debido a que cambios significativos de calcio conducen a lecturas anormales en el electrocardiograma. Por lo general, la suplementación con calcio resolverá la hipocalcemia transitoriamente. 

Si el problema está causado por la nutrición, el veterinario revisará la dieta y detallará las correcciones que tengas que realizar. 

Puede surgir el problema justo después de un parto y en este caso se recomienda que el perro no amamante a los cachorros.