Hipomagnesemia: deficiencia de magnesio en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Reservado

La hipomagnesemia es un trastorno caracterizado por la deficiencia de magnesio en sangre. Junto al potasio, el magnesio cumple muchas funciones metabólicas importantes dentro de las células y es el principal catalizador de más de 300 sistemas enzimáticos que incluyen la formación de ATP (adenosin trifosfato). Asimismo, es imprescindible en la producción y eliminación de la acetilcolina. Además, el magnesio regula el movimiento de calcio hacia las células del musculo liso. El magnesio, por detrás del potasio, es el segundo elemento más presente en las células y lo encontramos básicamente en los huesos y en los tejidos blandos del cuerpo.

Bajas concentraciones de magnesio extracelular pueden aumentar las concentraciones de acetilcolina en las placas terminales motoras, provocando la acción involuntaria de los músculos. El déficit de magnesio también puede inducir el desarrollo de dolores musculares severos, miopatías, arritmias cardíacas ventriculares y aumento de absorción de calcio en los huesos. 

Síntomas

Debilidad, músculo tembloroso, descoordinación muscular, dolor muscular, depresión, reflejos hiperactivos, cambios de comportamiento y arritmias.

Causas

La hipomagnesemia puede ser causada por la desnutrición severa, enfermedades intestinales por mala absorción, medicamentos nefrotóxicos, diabetes mellitus, diuréticos, pérdida de calcio a través de la micción y disminución del suministro de magnesio (en pacientes sometidos a terapia de fluidos a largo plazo o diálisis).

Diagnóstico

La hipomagnesemia es difícil de detectar, en especial porque solo el 1% del magnesio se encuentra en plasma, lo que significa que se puede estar presentando un déficit de magnesio, aun cuando el magnesio sérico esté dentro de los rangos normales. Por ello, el veterinario realizará un examen físico completo, tomando en consideración el historial médico del perro. Durante el examen se buscará anomalías cardíacas, trastornos neuromusculares y signos de intoxicación. 

Se puede emplear un registro de electrocardiograma para estudiar la conducción eléctrica cardíaca y evaluar cualquier anomalía resultado de un efecto secundario de la hipomagnesemia. Actualmente, se pueden realizar pruebas de determinación de magnesio ultrafiltrable, concentración de magnesio en miocitos y linfocitos, prueba de respuesta de carga de magnesio y concentración sérica de magnesio ionizado. 

Tratamiento

El tratamiento de corregir el déficit de magnesio dependerá de la causa subyacente. Su perro necesitará de cuidados intensivos si es diagnosticado con hipomagnesemia grave de lo contrario, podría morir si no se trata a tiempo. 

Se suspenderá el uso de digoxina en caso de que haya sido prescrito previamente, hasta que se haya corregido la hipomagnesemia. Del mismo modo, su veterinario podrá ver oportuno eliminar los diuréticos y prescribirá otra forma alternativa para la eliminación de líquidos. 

El veterinario requerirá controlar diariamente las concentraciones de magnesio y calcio de su mascota. La administración de magnesio podrá ir controlado con un electrocardiograma para asegurarse que el ritmo cardíaco se mantenga estable.