Coriorretinitis en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Reservado

La coriorretinitis es la inflamación de la coroides y la retina, que puede resultar en la separación de la parte posterior del ojo (retina) o del desprendimiento de la parte vascular subyacente del globo ocular (coroides). La coriorretinitis puede aparecer como consecuencia de una enfermedad generalizada (sistémica) o de una enfermedad inmunomediada como el síndrome uveodermatológico presentes con mayor frecuencia en razas Akitas, Chow Chows y Huskies siberianos que requiere un control de por vida.

Síntomas

Anormalidades vítreas (el vítreo es el material transparente parecido al gel que llena la parte posterior del globo ocular entre la lente y la retina), que pueden mostrar como lagrimeo, sangrado o evidencia de que el vítreo se licua. 

Cuando se efectúa un examen con oftalmoscopio puede apreciarse cambios en la apariencia de la retina: cambios en el color, áreas oscuras o más claras, cicatrices y cambios en el contorno / superficie de la retina. 

Generalmente no es dolorosa, excepto cuando la parte frontal del ojo, incluido el iris, se ve afectada.

Causas

Existen múltiples factores de riesgos que pueden provocar la inflamación y separación de la retina y coroides como: parásitos, micosis (observados generalmente en perros grandes de caza), infección bacteriana, infección viral (virus del moquillo, virus de la rabia y herpes en recién nacidos), intoxicación por algas, protozoarios, enfermedades autoinmunes, predisposición genética, alteraciones metabólicas, cáncer, intoxicación por medicamentos y traumas. 

También puede darse el caso de que no se encuentre una causa aparente de la afección, cuyo caso se clasificará como idiopática o de origen desconocido. 

Diagnóstico

Se emplearán métodos invasivos y no invasivos para su diagnóstico. Las técnicas no invasivas son la medición de la presión arterial del perro, oftalmoscopia indirecta para evaluar una parte de la retina y oftalmoscopia directa para un examen detallado de la estructura interna del ojo.

Si los resultados de los métodos no invasivos no fueran concluyentes, el veterinario necesitará realizar procedimientos invasivos como la punción lumbar para extraer el líquido cefalorraquídeo (líquido que cubre al cerebro y columna vertebral), a fin de buscar indicios de infección,  enfermedad del sistema nervioso central o de una neuritis óptica. La punción lumbar es un procedimiento relativamente rápido que consiste en insertar una aguja en medio de las vértebras, y se toma el líquido acumulado en un vial. Con todo, su mascota tendrá que estar sedada y podría verse afectada durante 24 a 48 horas tras culminar con el procedimiento.  

Tratamiento

Generalmente, el tratamiento de la coriorretinitis es ambulatorio no obstante, dependerá de la condición física del perro y la causa de la afección ocular. 

El pronóstico de la coriorretinitis es reservado, según la cantidad de retina afectada y el origen de la afección. Las posibles complicaciones a largo plazo incluyen la ceguera permanente, cataratas, glaucoma, dolor ocular crónico y la muerte como consecuencia de una enfermedad sistémica.