Hiperparatiroidismo secundario por insuficiencia renal en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Malo

El hiperparatiroidismo secundario es un trastorno ocasionado por la secreción excesiva de la hormona paratiroidea (PTH) debido a una insuficiencia renal crónica (falta de producción de calcitrol, una forma de vitamina D, malabsorción de la vitamina D, fármacos,…). Esto provoca que no se absorba bien el calcio y aumente la concentración de PTH en la sangre.

Síntomas

Normalmente los perros no parecen estar enfermos. Los síntomas son leves de vómitos, aumento de sed, falta de apetito, debilidad, lentitud, aumento de micción, agrandamiento palpable de las glándula paratiroides del cuello y presencia de cálculos en el tracto urinario. En el caso de hiperparatiroidismo secundario nutricional por alimentos con poco calcio o exceso de fósforo, la desnutrición lleva fracturas de huesos y estado corporal debilitado.

Causas

Cualquier enfermedad que pueda causar fallos en los riñones.

Diagnóstico

Deberá proporcionar un historial detallado de la salud de su perro en donde proporcionara información sobre inicio, naturaleza de los síntomas y posibles incidentes que pudieron provocar la afección. A continuación, se realizará un examen físico completo, análisis de sangre y perfil bioquímico.  

Los estudios de laboratorio pondrán en evidencia azotemia o uremia es decir, una acumulación de urea en la sangre. También se pueden encontrar niveles anormalmente altos de fosfato y niveles bajos de calcio en sangre. Para un diagnóstico definitivo, su veterinario prescribirá mediciones de las concentraciones séricas de PTH. 

Los rayos X serán útiles para determinar la densidad de los huesos especialmente alrededor de los dientes.

Tratamiento

Los niveles anormalmente altos de fósforos se tratan mediante sustancias químicas y una dieta controlada baja en este mineral. Para contrarrestar la deficiencia de calcitriol, se administra calcitriol en dosis pequeñas en función de las necesidades específicas de su mascota, basándose en los niveles de calcio en sangre. 

Su veterinario comprobará las concentraciones séricas de calcio, fósforo y nitrógeno ureico semanal o mensualmente, dependiendo de la gravedad de la insuficiencia renal. Asimismo, regularmente deberá comprobar las concentraciones de la hormona parotídea. Aunque el tratamiento del hiperparatiroidismo secundario renal puede retrasar la progresión de la insuficiencia renal, el pronóstico a largo plazo es malo en estos pacientes.