Neuropatía periférica en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Malo

La neuropatía periférica, también conocida como polineuropatía, es un trastorno nervioso que afecta a los nervios periféricos; responsables de movimiento consciente y coordinado (somático), de las respuesta físicas automáticas (autonómicas) y del movimiento del sistema digestivo (entérico). Los nervios periféricos son susceptibles al daño físico y también al tóxico ya que están más expuestos a los elementos que entran al cuerpo. Las desmielización de las fibras y axones de las células nerviosas pueden ocasionar daños de las señales eléctricas y químicas, afectando de manera directa la comunicación celular.

Síntomas

Debilidad o parálisis en las cuatro piernas, reflejos débiles o falta de reflejos, deterioro muscular y temblores musculares.

Trastornos del nervio sensorial: Parálisis de la caja de voz y de la garganta / esófago que afecta la capacidad de comer y beber, parálisis facial, mareos e inestabilidad.

Disfunción del sistema nervioso autónomo (sin control consciente): Nariz seca, boca seca, ojos secos (baja producción de lágrimas), frecuencia cardíaca lenta y falta del reflejo anal.

Causas

Las causas son múltiples, son hereditarias o pueden originarse por: Disautomía; enfermedad inmune; enfermedad metabólica; hipotiroidismo o tumor en páncreas. Asimismo puede ser infeccioso, causado por Neospora caninum, parásito que se transmite por contacto directo con la carne infectada con el microbio o heces animales que tengan el parásito; al igual que la polirradiculoneuritis, ocasionado por el contacto con la saliva del mapache. También, puede generarse por el suministro de medicamentos contra el cáncer o intoxicaciones con pesticidas.  

Diagnóstico

Se requiere de un examen físico completo, al igual que un perfil químico sanguíneo, un hemograma completo, un panel de electrolitos y un análisis de orina para descartar o confirmar cualquier enfermedad subyacente. Asimismo, se puede optar por realizar una punción lumbar para detectar trastornos específicos al igual que una muestra de tejido (biopsia), de los músculos o nervios para conocer el proceso de la enfermedad. 

Las radiografías de tórax y abdomen son importantes para determinar polineuropatías visibles, no obstante, será la electrofisiología la más apropiada para identificar neuropatías periféricas. 

Tratamiento

La fisioterapia fomenta la restauración de la musculatura afectada y la memoria nerviosa. Los perros con polirradiculoneuropatías necesitarán de hospitalización dado que están en riesgo de sufrir una insuficiencia respiratoria; del mismo modo de los que padecen de disautonomía. Las mascotas las cuales se les detecto diabetes miellitus requieren controlar los niveles de glucosa en la sangre mediante dietas; de la misma forma que los perros con hiperquicomicronemia, que al cabo de unas semanas pueden recuperarse si se les suministra alimentos bajo en grasa. 

Los tratamientos no garantizan que su mascota pueda curarse, más bien es probable que los nervios sigan deteriorándose y los síntomas empeoren. Los perros que han sido diagnosticados con formas congénitas no deben ser criados. También, las hembras que han sido infectadas con parásitos deben ser esterilizadas para así evitar la reproducción animal, dado que el parasito Neospora puede diseminarse al feto a través de la placenta. Igualmente, los perros con polirradiculoneuropatías deben evitar la exposición repetida con mapaches.