Sordera en perros
Urgencia: Puede esperar
Pronóstico: Bueno

La pérdida parcial o total de la capacidad auditiva es común en perros mayores, pero, también es una condición con lo que algunas mascotas nacen. Al menos más de 30 razas de perros son susceptibles a sufrir de sordera, entre ellas el pastor australiano, el Boston terrier, Cocker spaniel, Dálmata, pastor Alemán, Jack Rusell terrier, perro Maltés, Poodle toy y miniatura y el West Highland White terrier.

Síntomas

No se inmuta con los sonidos, no responde a su nombre y no se despierta por un fuerte ruido.

Causas

Los principales factores de riesgo causante de sordera son: inflamación del oído externo, estrechamiento del conducto auditivo, ruptura del tímpano, tumores, inflamación del oído interno, trastornos anatómicos, traumas o lesiones, toxinas, drogas, antibióticos, antisépticos, inflamación crónica (prolongada) del oído (externo, medio o interno) y enfermedades inflamatorias e infecciosas como el virus del moquillo canino.

Diagnóstico

Proporciona el historial médico de tu mascota e incluye cualquier enfermedad previa o medicamento que pudo ocasionar un daño en el oído. La aparición de la sordera a una edad temprana sugiere defectos al nacer causados por la herencia genética mientras que, la enfermedad cerebral es un trastorno causado por la vejez o cáncer de evolución lenta.

El veterinario podrá realizar cultivos bacterianos, pruebas de audición y pruebas de sensibilidad del canal auditivo para diagnosticar la afección subyacente. 

Tratamiento

La sordera congénita es irreversible. Los problemas de audición causados por fallas en la conducción del sonido (las ondas sonoras no llegan a los nervios del oído), pueden mejorarse a medida que disminuye la hinchazón. En ocasiones, los audífonos pueden usarse para perros.

El procedimiento quirúrgico dependerá de la extensión de la enfermedad, los cultivos microbiológicos y pruebas de sensibilidad. 

El veterinario programará visitas semanales para tratar la enfermedad del oído o hasta resolver la afección. La mascota requerirá de cuidados especiales y restricciones de la actividad debido a que un perro sordo no puede escuchar cuando se acerca un potencial peligro.