Sarna sarcóptica en perros: pérdida de cabello causada por ácaros
Urgencia: Puede esperar
Pronóstico: Bueno

La sarna sarcópita es una enfermedad cutánea muy contagiosa causada por el ácaro Sarcoptes scabei var. canis. Los ácaros atraviesan la piel ocasionando picazón e irritación intensa. El resultado del rascado por la sarna es la caída del pelo del animal.  Los cachorros y perros envejecidos en condiciones de hacinamientos, abandonados o desnutridos son los principales afectados por la sarna sarcóptica.

Síntomas

Rascado frecuente, erupción cutánea, formación de costra en el área afectada y caída del pelo.

Causas

La causa más común de sarna en perros es la exposición de ácaros provenientes de un animal infectado debido a que estos animales migran rápidamente de un perro a otro. Las hembras adultas excavan en la piel y depositan sus huevos y heces. Como consecuencia, ocurre una reacción de hipersensibilidad retardada que causa comezón. El contagio ocurre alrededor de dos a seis semanas antes de que aparezcan los primeros síntomas de sarna. Las lesiones pueden confundirse con una dermatitis alérgica.

Diagnóstico

Deberás proporcionar un historial completo de la salud de tu mascota en el que se incluya cualquier posible exposición a otros animales, alimentos y cualquier otro incidente que pudiera haber provocado la afección. El veterinario descartará alergias alimentarias o infecciones de la piel causadas por bacterias. Después, examinará minuciosamente la piel en busca de animales que podrían incrustarse en la piel.

Tratamiento

El perro infectado por ácaros debe tratarse con escabicidas y/o champús escabicidas para asegurarse de que los ácaros se eliminen por completo. El procedimiento a seguir puede incluir inmersiones con escabicidas como invermectina, selamectina, cal- azufre y doramectina. Es posible que se requiera sumergir semanalmente a su mascota en escabicidas durante seis semanas consecutivas, debido a que los huevos tardan en eclosionar y la mayoría de los escabicidas no matan los huevos solo ejemplares juveniles y adultos. Los medicamentos orales también serán parte del tratamiento, dependiendo del estado de gravedad en el que se encuentre. 

Dada la naturaleza contagiosa, es recomendable limitar el contacto con otros perros y, en casos extremos, puede ser necesario poner a su animal en cuarentena hasta que culmine con el tratamiento, que tiene un tiempo de duración aproximado de entre 4-6 semanas. 

Un sistema inmunitario saludable podrá contribuir a la mejoría del animal y evitar la recurrencia del problema. Por este motivo, se recomienda mantener al animal cómodo durante el tratamiento con un horario de alimentación regular.