Prolapso rectal y anal en perros
Urgencia: Puede esperar
Pronóstico: Bueno

El recto es la zona que conecta el intestino grueso con el ano. La condición de prolapso rectal se produce cuando una o más capas del recto se desplazan y salen fuera del ano.

Síntomas

Los perros con prolapso rectal demostrarán esfuerzo persistente mientras defecan y en caso de prolapso incompleto una porción de la mucosa del recto será visible durante el gesto de excreción (después desaparece). Si el prolapso es completo, la masa de tejido que sobresale será persistente.

Causas

Los perros que hayan sufrido lombrices o virus intestinales son más propensos aunque puede afectar a cualquiera. Los perros que se esfuerzan por defecar o que se someten a cirugías pueden desarrollar prolapso rectal y anal.

Existen otras causas como trastornos del aparato digestivo o del aparato urinario que también pueden influir en la aparición del prolapso rectal y anal. 

Diagnóstico

El veterinario realizará un examen de la zona rectal con la mano para detectar tejidos desplazados.

Normalmente también realizará un análisis de sangre y radiografías para asegurar que no existen causas subyacentes.

Tratamiento

Lo habitual es atacar primero las causas subyacentes normalmente con antibióticos o medicamentos antiparasitarios.

Una vez solucionado, el veterinario tratará de reducir la hinchazón y volver a colocar en su posición el tejido desplazado. Para reducir la hinchazón normalmente se utilizarán pomadas y se recolocará manualmente los tejidos desplazados. Se utilizarán anestésicos en el proceso como la epidural para evitar que el perro sufra dolor.

Una vez recolocados los tejidos, normalmente se optará por coserlos para que no se vuelvan a desplazar ya que es algo que podría ocurrir fácilmente al defecar. Una vez tratado el problema hay que vigilar cuando el perro defeca porque puede volver a desplazarse. Es recomendable sacar el perro a menudo a hacer sus necesidades porque también podría perder parcialmente el control.