Piotórax: Pus en la cavidad torácica en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Reservado

El piotórax es la acumulación de pus en la cavidad torácica como consecuencia de una infección que perjudica gravemente la función pulmonar. El pus está compuesto por glóbulos blancos y células muertas que se originan por la respuesta inmunológica natural para afrontar la infección.

El pus se acumula en los sacos que rodean la pleura y dificultan la respiración normal. 

Síntomas

Tos, fiebre leve, fatiga, dolor o malestar en el pecho, pérdida de apetito, pérdida de peso (a veces el único signo), aumento o disminución de la frecuencia respiratoria y colapso después del ejercicio con recuperación lenta.  

Causas

Por lo general, los perros contraen este tipo de infecciones al aspirar objetos extraños o por heridas en el pecho (normalmente mordeduras). Las causas de piotórax más comunes son la infección por las bacterias Peptostreptococcus spp, Fusobacterium spp, Corynebacterium spp, Echerichia coli, Pasteurella spp, Streptococcus spp y hongos que se encuentran en el suelo.

Diagnóstico

Tras proporcionar el historial médico completo de su mascota, en el que incluya los síntomas así como posibles heridas o lesiones producidas por una pelea o accidente; su veterinario hará un examen físico completo donde examine el pecho para detectar inflamación del tejido celular. 

Se hará un perfil bioquímico, un hemograma completo, un panel de electrolitos, un análisis de orina y, adicionalmente se tomará muestras del líquido del tórax para la evaluación microbiológica. Si se sospecha que la causa del piotórax es por espirocercosis (producida por el parásito Spirocerca lupi), se podrá hacer una esofagoscopia. 

Las radiografías de tórax y los ultrasonidos podrán mostrar líquidos en la cavidad torácica, endurecimiento del pulmón, colapso pulmonar y/o tumores. 

Tratamiento

Su perro deberá ser hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos inmediatamente tras confirmarse la afección, para recibir tratamiento. Inicialmente se realizará un drenaje de la cavidad torácica con solución salina tibia y estéril cada 6-8 horas. Seguidamente, se darán ligeros golpes en la pared torácica (técnica coupage) para eliminar los materiales acumulados en la cavidad torácica. 

En presencia de abscesos, rigidez del revestimiento de la cavidad torácica, cuerpos extraños, torsión del lóbulo pulmonar o agregado de pústulas (cavidad de la piel llena de pus) se le indicará la cirugía. En caso de cirugía, se suministrarán antibióticos para prevenir la infección recurrente y analgésicos para aliviar el dolor.

Se le indicará ejercicio ligero durante 10 minutos cada 6-8 horas para promover la respiración. Mientras tanto, se le administrará antibióticos durante 3 -12 meses, hasta que los análisis de sangre sean normales y no haya evidencia de reinfección. Al cabo de 2- 4 meses, la actividad física de su mascota podrá restablecerse.