Papiledema canina: hinchazón del disco óptico en la retina
Urgencia: Atención inmediata
Pronóstico: Reservado

El papiledema es una inflamación del disco óptico ubicado dentro de la retina, condición que puede generar presión sobre el cerebro e hinchazón de los nervios ópticos. Cuando se produce a inflamación del disco óptico, interfiere con la capacidad del ojo para transmitir información de la retina al cerebro.

Síntomas

Chocar con objetos, desubicación dentro del hábitat normal, una actitud temerosa e incapacidad de atrapar juguetes o encontrar objetos. El comportamiento agresivo también puede estar presente. Si la enfermedad es de naturaleza sistémica, el perro puede mostrar signos de debilidad, pérdida de apetito y letargo.

Causas

Entre las causas asociadas a la aparición papiledema en perros se encuentran: el moquillo canino, infección viral contagiosa, infección parasitaria (como la toxoplasmosis), micosis (infección por hongos), hidrocefalia (agua en el cerebro), tumores, peritonitis, inflamación del cerebro, hinchazón de la médula espinal y traumas.

Diagnóstico

El papiledema canino es una condición médica difícil de diagnosticar. 

En primer lugar, el veterinario realizará exámenes minuciosos de los ojos que incluyan reflejos en las pupilas y revisión de los nervios ópticos. Si el veterinario sospecha que el perro sufre de papiledema canina, solicitará escaneos para ver si el cerebro funciona correctamente y pruebas para medir el nivel de presión en el cerebro.

El veterinario, normalmente también querrá realizar un chequeo físico general para ver si existe una enfermedad sistémica causante. Probablemente realizará exámenes completos de sangre para buscar agentes infecciosos u otra enfermedad sistémica subyacente y también puede solicitar radiografías de tórax junto radiografías abdominales para un chequeo físico más específico.

Tratamiento

El tratamiento dependerá del agente u enfermedad causante del papiledema. Para tratar la inflamación de los nervios ópticos es necesario la administración de medicamentos y de esta forma, se controlará la causa subyacente. 

La neuritis óptica es una condición grave y conviene detectarla pronto y realizar las pruebas oportunas para localizar lo que está causando la inflamación. Si no se trata de forma adecuada puede ser mortal para el perro.

Tu veterinario programará visitas de seguimiento para monitorear la respuesta de tu perro a la terapia y así, evaluar la mejoría o progresión de la afección. Sigue las instrucciones médicas de tu veterinario con precisión en relación a la administración de medicamentos. 

Algunas mascotas recuperan la vista, mientras que otros no. Todo dependerá del resultado y el diagnóstico temprano de lo contrario, la ceguera puede ser permanente.