Nistagmo en perros: movimiento ocular involuntario
Urgencia: Puede esperar
Pronóstico: Bueno

El nistagmo en una condición definida por la oscilación rítmica e involuntaria de los globos oculares hacia adelante y hacia atrás. Es un signo característico de un problema en el sistema nervioso del animal. 

Hay dos clases de nistagmo: 1) nistagmo espasmódico, caracterizado por movimientos oculares lentos en una dirección con una fase de corrección rápida en la dirección opuesta; 2) nistagmo pendular, se diferencia por pequeñas oscilaciones de los ojos sin que ningún movimiento sea distintivamente más lento o más rápido que el otro. 

Síntomas

Hay dos tipos de nistagmo: nistagmo convergente y nistagmo pendular. En el nistagmo convergente se observan movimientos oculares lentos en una dirección con una fase de corrección rápida en la dirección opuesta. En el nistagmo pendular se observan pequeñas oscilaciones de los ojos sin movimiento que sea distintivamente más lento o más rápido que el otro. Otros signos comunes asociados con el nistagmo incluyen inclinar la cabeza y dar vueltas en círculos.

Causas

Son múltiples las causas que pueden conducir el nistagmo, muchas de las cuales provienen de una enfermedad vestibular periférica o vestibular central. Las enfermedades vestibulares periféricas que pueden desencadenar nistagmo incluyen el hipotiroidismo, traumatismos y tumores neoplásicos. Mientras que los trastornos vestibulares centrales que pueden ocasionar nistagmo son los tumores, la falta de tiamina, las infecciones virales y la consiguiente inflamación, ataques cardiacos, hemorragias en el corazón y exposición a toxinas.

Diagnóstico

El nistagmo se diagnostica mediante un análisis del líquido cefalorraquídeo y tomografía computarizada para identificar cualquier inflamación y anomalía cerebral. Su veterinario podrá realizar un análisis de orina, cultivos bacterianos y pruebas serológicas a fin de identificar la presencia de agentes infecciosos.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la causa subyacente de la enfermedad. 

Si la condición está originada por un trastorno vestibular central, los cuidados que suelen ser requeridos son más intensivos. 

La fluidoterapia será necesaria en perros que experimentan anorexia y vómitos para evitar la deshidratación. 

Se indicará un examen neurológico unas dos semanas después del tratamiento inicial para monitorear la mejoría o progresión de la enfermedad. Los perros con una enfermedad vestibular periférica tienen un mejor pronóstico con mayores probabilidades de recuperación. 

Evite que el perro se realice movimientos bruscos durante su recuperación, a fin de evitar mayores complicaciones. Mantenga a su mascota alejada de materiales tóxicos y plomo.