Miocardiopatía hipertrófica en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Reservado

La miocardiopatía hipertrófica consiste en el engrosamiento del músculo ventricular del corazón, haciendo que el tamaño de la cámara se estreche. En consecuencia, ocurre una disminución del flujo de salida durante la fase sistólica (cuando el corazón se contrae para empujar la sangre oxigenada hacia las arterias) y una disminución del llenado del corazón en la fase diastólica. Como resultado, su perro podrá desarrollar una insuficiencia cardíaca congestiva. 

Es una enfermedad poco común en perros: Encontramos una mayor incidencia en los machos adultos de Boxer Terriers y en machos menores de tres años de edad. 

Síntomas

La mayoría de perros no presentan ningún síntoma aunque los más típicos son la tos, la dificultad para respirar, la intolerancia al ejercicio y una piel azulada. En ocasiones puede presentar pérdida de consciencia si el perro está expuesto a un ejercicio físico exigente.

Causas

La causa específica de miocardiopatía hipertrófica en perros se desconoce no obstante, en humanos es un trastorno genético autosómico dominante (una sola copia del gen mutado proveniente de unos de los padres es suficiente para causar la afección).

Diagnóstico

La miocardiopatía hipertrófica es difícil de diagnosticar. Por lo general, las radiografías pueden mostrar resultados normales o se consigue una imagen del agrandamiento ventricular. Y el electrocardiograma también suele mostrar resultados normales y, en unos pocos casos se podrá detectar un patrón inusual en el latido cardíaco. 

La ecocardiografía es el método por excelencia que proporcionará un diagnóstico confirmativo, al dejar ver el engrosamiento de las paredes ventriculares y, en casos graves se observará el agrandamiento de los músculos papilares (ubicados en el interior de los ventrículos) y de la aurícula izquierda. 

Tratamiento

El tratamiento médico para la miocardiopatía hipertrófica será recomendable solo en perros que padezcan de insuficiencia cardiaca congestiva, arritmia crónica o pérdida frecuente del conocimiento. Para tratar la insuficiencia cardíaca, es probable que se le indique diuréticos e inhibidores de sustancias que causen el estrechamiento de los vasos sanguíneo. Por otra parte, las arritmias podrían ser controladas por bloqueadores de canales de calcio o de beta adrenérgicos para reducir el ritmo cardíaco. 

Si su perro no sufre de insuficiencia cardíaca congestiva, podrá ser tratado de forma ambulatoria, restringiendo la actividad física y siguiendo una dieta baja en sodio por parte del tratamiento. 

El pronóstico es malo en mascotas que han desarrollado una insuficiencia cardíaca congestiva. Su veterinario programará citas de control para observar el avance de la enfermedad y hacer ajustes en los medicamentos si así se requiere. Restrinja el ejercicio y evite alimentos ricos en sal.