Micotoxicosis -Aflatoxina en perros: Toxicidad fúngica por Aspergillus sp y Penicillium sp.
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Reservado

La toxicidad por micotoxina- aflatoxina es el término médico empleado para describir la afección resultante del contacto con aflatoxinas, toxinas fúngicas que afectan el hígado de los perros, producidas por tres especies de hongos: Aspergillus flavus, A. parasiticus y Penicillium puberulum. Estos hongos se desarrollan en climas húmedos y sobre alimentos a base de granos expuesto a la humedad ambiental. 

Han ocurrido brotes ocasionales, sobre todo en alimentos para perros donde se han empleado para su fabricación granos contaminados. Los perros jóvenes y las hembras embarazadas, al igual que los perros que viven al aire libre son más susceptibles a infecciones fúngicas aquí descritas. 

Síntomas

Pérdida de apetito, pérdida de peso, hemorragia, depresión, ascitis y coagulopatía (la sangre no coagula normalmente). Los síntomas agudos pueden ser tan graves como para provocar la muerte súbita.

Incluso con tratamiento, el pronóstico es malo para los perros diagnosticados con esta condición.

Causas

La afección micotoxicosis-aflatoxina es ocasionada por la ingestión de alimentos a base de granos contaminados por hogos. Cuando se ingieren alimentos contaminados, la aflatoxina reacciona con la enzima P450, lo que desencadena una reacción tóxica.

Diagnóstico

El diagnóstico inicial constará de un examen físico completo teniendo en cuenta el historial de síntomas y posibles incidentes que podrían haber llevado a esta condición. Para diferenciar la toxicidad por hongos de una enfermedad hepática, su veterinario realizará una biopsia hepática así como un perfil de coagulación. 

Seguidamente, se podrá realizar una prueba de orina para detectar el metabolito de aflatoxina. El análisis de la muestra de alimentos que su perro ingirió recientemente también puede ser útil para un diagnóstico certero. 

Tratamiento

El tratamiento para la toxicidad por micotoxicosis- aflatoxinas tiene como propósito reducir el estrés del hígado. Por tal motivo se recomienda una dieta proteica de alta calidad, que incluya dosis de glucosa como jarabe de maíz. Si su perro experimenta anorexia y pérdida de peso, se recomendará la administración de líquidos intravenoso. 

En algunos casos será necesario administrar heparina para tratar el trastorno de coagulación y se evitará cualquier medicamento que deba ser metabolizado por el hígado, para evitar causar estrés en la capacidad del hígado para funcionar. 

Es importante prevenir y por ejemplo almacenar los platos de comida en un área limpia y seca y limpiar los dispensadores de comida regularmente para evitar la humedad. Si sospecha que el alimento de su mascota está contaminado, deséchelo inmediatamente. Vigile la comida porque el pronóstico es malo para los perros afectados por micotoxicosis-aflatoxina.