Leucemia crónica: cáncer linfocitico en perros
Urgencia: Puede esperar
Pronóstico: Malo

La leucemia linfocítica crónica es una forma rara de cáncer que se da cuando encontramos linfocitos malignos en la sangre. Cuando los linfocitos están dañados, pueden afectar gravemente a muchos órganos del cuerpo. Los perros machos suelen verse más afectados que las hembras.

Síntomas

Fiebre, aumento de la sed, aumento de la orina, ampliación de los ganglios linfáticos, moratones y cojera.

Causas

La exposición a radiaciones ionizantes, virus y agentes químicos son solos algunos de los factores de riesgos sospechosos que podrían desencadenar la leucemia linfocítica crónica.

Diagnóstico

Su veterinario elaborará un historial completo de la salud de su perro incluido el inicio de la naturaleza de los síntomas, acompañado de un examen físico completo. Asimismo, realizará un análisis de orina, perfil bioquímico y recuento sanguíneo completo. Los exámenes de sangre pueden revelar anemia, plaquetas bajas y un aumento anormal en el número de linfocitos. 

Adicionalmente, una biopsia de la médula espinal podrá proporcionar imagen más detallada de las anomalías en la producción de linfocitos.

Tratamiento

La quimioterapia es el tratamiento más frecuente pero, si su perro no presenta síntomas, es recomendable no someterlo al tratamiento dado lo invasivo de la terapia. En algunos pacientes, es posible extraer el bazo para evitar complicaciones. 

Su mascota necesitará controles periódicos para evaluar la progresión de la enfermedad y la respuesta al tratamiento. Si ha sido sometido a una quimioterapia, se realizarán exámenes de sangre y corazón habitualmente. Si el perro presenta complicaciones tras el tratamiento, lo más recomendable será reducir la dosis o suspender definitivamente la terapia. 

No aumente ni reduzca la dosis sin ante consultárselo al veterinario, dado que las sustancias quimioterapéuticas son igual de tóxicas que para los humanos y solo deben ser administrados bajos pautas estrictas.