Insulinoma: Cáncer de páncreas en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Malo

El insulinoma es un tumor que afecta las células betas del páncreas, responsable de la liberación de insulina. El papel de la insulina es mantener los niveles estables de glucosa en la sangre. La formación de una masa anómala altera su función y, en vez de regular la producción, ocurre una secreción excesiva de insulina que ocasiona la hipoglicemia o niveles bajos de glucosa en sangre, causando debilidad y/o problemas neurológicos.

Síntomas

Se producen anormalidades neurológicas como el colapso físico o la pérdida de la conciencia, convulsiones o la debilidad extrema. Debido a que la insulina se libera periódicamente, los síntomas no son consistentes y la frecuencia no es necesariamente predecible.

Causas

Las causas de los tumores son aún desconocidas. No obstante, hay razas que presentan mayor predisposición a la enfermedad: Golden retriever, Labrador retriever, Foz terrier, Bóxer, Caniche (Poodle francés) y el Setter irlandés.

Diagnóstico

Pruebas seriadas de niveles de glucosa en la sangre para determinar si hay una concentración baja persistente de glucosa. Este examen debe realizarse en ayunas. 

La ecografía, la tomografía computarizada o la resonancia magnética son herramientas útiles para conocer la extensión del tumor pancreático y la evolución del mismo. La gammagrafía permite identificar la ubicación de insulinomas primarios y metástasis. 

Tratamiento

Se le podrá proporcionar tanto cuidados ambulatorios como atención hospitalaria, según el avance de la enfermedad. Si el perro sufre convulsiones, necesitará de administración inmediata de glucosa como también una solución temporal para aumentar los niveles de glucosa, por ejemplo el jarabe de maíz. Otra opción es suministrar esteroides- bajo vigilancia médica- para contrarrestar los efectos de la insulina. La prednisona es un esteroide que estimula la formación de glucosa. 

La hipoglucemia se puede resolver eliminando la parte del páncreas donde está alojado el tumor. Si el cáncer está avanzado, será necesario un tratamiento adicional como quimioterapia o radioterapia, si así lo considera el oncólogo. 

Clínicamente, la técnica dietética más importante es la frecuencia de las comidas, donde básicamente se usa para limitar las fluctuaciones de la insulina que provoca episodios de hipoglucemia con el propósito de suplir el desequilibrio metabólico y evitar un cuadro de sobrepeso. Este plan debe ser desarrollado por su veterinario. 

Debe realizar actividad física con regularidad. También deberá comer cada tres o cuatro horas para prevenir los síntomas de hipoglucemia. Igualmente, habrá que realizar pruebas de sangre periódicas para comprobar el estado de la enfermedad.