Edema pulmonar: fluído en los pulmones en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Bueno

El edema pulmonar se caracteriza por un exceso de líquido en los pulmones. El exceso de líquido dificulta la respiración. El daño puede ocurrir si esta condición no se trata, pero cuando se trata adecuadamente, el pronóstico es bueno. 

Síntomas

Tos seca, dificultad para respirar, sibilancias, ruidos crepitantes durante la respiración, boca abierta y respiración rápida. El edema pulmonar afecta tanto al sistema respiratorio como al cardiovascular.

Causas

A menudo los edemas pulmonares se asocian con neumonía sin embargo, la anemia, una miocardiopatía, la hipoproteinemia (poca proteína en la sangre), las toxinas, la obstrucción de las vías respiratorias o los ahogamientos son otros factores que pueden promover la acumulación excesiva de agua en los pulmones.

Diagnóstico

Se realizarán exámenes de sangre para detectar cualquier anomalía, así como una radiografía para ver los posibles signos de neumonía. Tras el examen, deberá descartarse que el daño sea causado por obstrucción de la vía aérea superior, bronquitis, enfermedad del gusano del corazón, miocardiopatía o neumonía; todo ello con el propósito de establecer el tratamiento adecuado.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la gravedad médica. Su veterinario podrá suministrarle oxígeno a la mascota para ayudarla a respirar junto con terapia de fluidos para ayudar en el flujo de líquidos dentro del cuerpo del perro. 

Los diuréticos han demostrado ser efectivos para reducir los edemas ya que trabajan para retirar el exceso de agua y líquidos del cuerpo animal. 

Su mascota necesitará descanso absoluto tras el tratamiento. Durante su recuperación, requerirá de observación continua dado que es una condición que tiene grandes posibilidades de recaídas.