Dirofilariasis: enfermedad del gusano del corazón en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Malo

La dirofilariasis es una enfermedad causada por el nematodo parásito Dirofilaria immitis, conocido como gusano del corazón. Puede prevenirse con la medicación de un medicamento profiláctico recomendado por un veterinario. La gravedad de la enfermedad depende directamente del grado de infestación es decir, la cantidad de gusanos en el cuerpo del can y su respuesta inmune.

Síntomas

Los síntomas varían en función de la severidad. En la Clase I a menudo no hay síntomas o sólo una tos ocasional. En la Clase II por lo general presentan tos e intolerancia al ejercicio. Los casos más graves, definidos como clase III, pueden mostrar síntomas de anemia, intolerancia al ejercicio, desmayos, y hasta insuficiencia cardíaca crónica.

Algnos perros graves, también pueden presentar presión arterial alta (hipertensión), dificultad para respirar, y latido del corazón extremadamente rápido (taquicardia).

Causas

Se propagan a través de la picadura de flebótomos, vectores del nemátodo. El gusano migra desde la herida causada por la picadura del flebótomo a través del cuerpo del perro hasta alcanzar el corazón y los vasos sanguíneos de los pulmones. Este proceso tiene un periodo de duración de 6 meses.  Los gusanos en su etapa adulta, se reproducen y liberan gusanos inmaduros (microfilarias) que se distribuyen al torrente sanguíneo y luego, cuando un flebótomo pica a un perro infectado para alimentarse, las microfilarias entran a las glándulas salivales del insecto, perpetuando el ciclo.

Diagnóstico

Se realizará un historial completo de su mascota, donde se expondrá la naturaleza de los síntomas y registro de viajes dado que la dirofilariasis es endémica de áreas tropicales y subtropicales.  El electrocardiógrafo puede mostrar alteraciones del ritmo cardíaco y/o agrandamiento del ventrículo derecho del corazón. Adicionalmente, las pruebas de orinas y serológicas pueden revelar el antígeno del gusano. En las radiografías se podrá evidenciar el agrandamiento de arterias, diagnóstico clave de la enfermedad.

Tratamiento

El tratamiento inicial consistirá en la administración de un adulticida para eliminar los gusanos. Las microfilarias se pueden eliminar con una profilaxis mensual que podrá ser administrada en casa.  En casos severos donde el perro experimente complicaciones tromboembólicas, la hospitalización será requerida por un periodo de tiempo más largo. Si la infestación no logra disminuir después del tratamiento, es probable que se deba realizar un procedimiento quirúrgico para eliminar los gusanos maduros del corazón y la arteria pulmonar a través de la vena yugular. 

Se debe limitar la actividad de su perro por al menos unos cuatro a seis semanas después de la administración del adulticida y, si es necesario, deberá mantenerlo en jaula para restringir su actividad hasta su recuperación.  Es recomendable una dieta baja en sodio. Cada cuatro meses se debe realizar una prueba de antígeno para verificar la presencia del gusano. Si la prueba es positiva, se podrá administrar nuevas dosis del adulticida o se realizará el procedimiento quirúrgico tomando en consideración la edad y la gravedad.