Diarrea de larga duración o crónica en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Bueno

Se trata de un cambio en la frecuencia, consistencia y volumen de las heces del perro durante más de tres semanas. Puede comenzar en el intestino delgado o grueso, la diarrea puede ser secretoria (donde es muy acuosa) u osmótica (no acuosa).

Síntomas

Cuando son causadas por el intestino delgado vómitos, gases, pérdida de peso, vómitos, alto volumen de heces, alta frecuencia de heces, gran apetito y heces negras alquitranadas. Cuando el problema está en el intestino grueso poco volumen de heces, esfuerzo y dolor al defecar, sangre en la heces y gases.

Causas

Anormalidades del intestino delgado 

  • Pequeñas enfermedades intestinales
  • Infecciones virales o bacterianas 
  • Parásitos (por ejemplo, Giardia)
  • Cáncer
  • Intestino delgado anormalmente corto
  • Úlceras estomacales y / o intestinales
  • Mala digestión
  • Enfermedad pancreática
  • Enfermedad del hígado y / o vesícula biliar
  • Intolerancia o alergia dietética
  • Sensibilidad al gluten
  • Desordenes metabólicos
  • Glándulas suprarrenales no activas


Anormalidades del intestino grueso 

  • Enfermedades intestinales
  • Infecciones y parásitos 
  • Cambios en la dieta
  • Baja fibra en la dieta
  • Síndrome del intestino irritable
Diagnóstico

El veterinario puede realizar un examen físico completo al perro y además, una endoscopia para tomar biopsias de los intestinos. Las muestras fecales, los perfiles químicos sanguíneos, el análisis de orina y los paneles de electrolitos también pueden ayudar en el diagnóstico.

Como las causas de la diarrea pueden ser muchas, el veterinario tendrá que ir analizando según crea donde pueda estar la causa. Si cree que se debe a una enfermedad pancreática, examinará el páncreas; si cree que puede estar causada por un objeto extraño realizará radiografías y ultrasonidos abdominales; so cree que puede estar causado por parásitos tendrá que examinar el manto de pelo,...  

Tratamiento

El tratamiento se adecuará a la causa que haya provocado la diarrea. Si existen problemas de deshidratación, se le suministrará al perro una terapia de fluidos.

La dieta se cambiará si se determinan intolerancias o alergias. Los alimentos recomendados serán bajos en grasa y altamente digestivos. Si se trata de una enfermedad, el veterinario recetará la medicación más apropiada. Ahora bien, si el perro tiene un objeto extraño en los intestinos o un tumor, la cirugía es imprescindible. 

Una vez establecido el tratamiento hay que comprobar si el perro responde y volver al veterinario inmediatamente si vemos que no mejora. 

Atención: los parásitos que producen diarrea también pueden afectar a las personas así que mucho cuidado.