Cáncer de páncreas (adenocarcinoma) en perros
Urgencia: Lo antes posible
Pronóstico: Malo

Los tumores o neoplasmas que puede desarrollar un perro pueden ser benignos o malignos. En el caso de los carcinomas, nos encontramos ante tumores malignos que experimentan un crecimiento rápido con grandes posibilidades de producir metástasis en otros órganos. 

Los adenocarcinomas son carcinomas con estructura glandular o con origen en glándulas. Este tipo de tumores son poco habituales en perros pero al igual que otros carcinomas son muy agresivos y requieren una rápida intervención al ser diagnosticados. 

Al igual que otros tipos de cánceres son más habituales en perros de edad avanzada. El cáncer de páncreas es más habitual en perros mayores de 8 años.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son la fiebre, la debilidad, el dolor abdominal, la ictericia, la pérdida de peso y la mala digestión.

Causas

Se desconocen las causas que provocan la aparición de estos tumores.

Diagnóstico

Para el diagnóstico, el veterinario realizará un examen completo de sangre para determinar el nivel de lipasa en sangre. La lipasa es una enzima liberada por el páncreas y suele ser elevada en sangre en los casos que exista un cáncer de páncreas.

El veterinario también realizará radiografías de abdomen para detectar la presencia de bultos extraños en el páncreas. Con la radiografía se puede confirmar el diagnóstico y valorar el mejor tratamiento.

En caso de no tener un diagnóstico claro, el veterinario podría pedir también una biopsia del tejido pancreático para establecer un diagnóstico definitivo.

Tratamiento

Normalmente el tratamiento consiste en una intervención quirúrgica para la extirpación parcial del páncreas. 

Además suele acompañarse por un tratamiento por quimioterapia que puede realizarse en casa con mucho cuidado porque algunos agentes que se utilizan en el tratamiento pueden comportar un peligro para la salud humana y por ello es muy importante seguir los consejos del veterinario.